La oración de Martín Lutero fue:

Señor Dios, Tú me has puesto en tarea de dirigir y pastorear la Iglesia. Tú ves cuán inepto soy para cumplir tan grande y difícil misión, y si yo lo hubiese intentado sin contar contigo, desde luego lo habría echado todo a perder. Por eso clamo a Ti. Gustoso quisiera ofrecer mi boca y disponer mi corazón para este menester. Deseo enseñar al pueblo, pero también quiero por mi parte aprender yo mismo continuamente y manejar Tu Palabra, habiéndola meditado con diligencia. Como instrumento Tuyo utilízame. Amado Señor, no me abandones en modo alguno, pues donde yo estuviera solo, fácilmente lo echaría todo a perder. Amén.

Hoy 31 de Octubre la Iglesia la ROCA recuerda esta fecha y organizamos una obra de teatro para relatar lo sucedido en 1517 cuando el monje agustino Martín Lutero clavó una propuesta (popularmente conocida como las 95 tesis) a las puertas de la iglesia de Wittenberg, Alemania para debatir la doctrina y práctica de las indulgencias que la Iglesia estaba ejerciendo.